viernes, 26 de diciembre de 2008

De amores



.
.
,
,
Genuinos sentimientos que unifican
dos almas que caminan por la vida,
emociones puras que enaltecen
perfumando sus vidas de esperanzas
y promesas de nuevas realidades.
Brioso fuego de pasión que guía
a través de los playas del deleite.
Dejando sus almas sensibles y vulnerables
a la mezquindad y el egoísmo.
Silenciosamente el amor se va extinguiendo
y la pasión que impulsaba la caricia
se transforma en la mano vengativa.
Muerto el amor que unió esas almas
sepultado bajo una avalancha
de recriminaciones y reproches.
El invierno de la indiferencia se establece
congelando las aspiraciones y los sueños.


Maria D. Fischinger









"Silenciosamente el amor se va extinguiendo
y la pasión que impulsaba la caricia
se transforma en la mano vengativa"
María Fischinger



A quién culpar del invierno que vivimos
iceberg flotan en el pecho que no late.
Eres tu ese maldito, el causante
del amor que hoy ya es puro olvido.

Te amé y me amaste ¿Hoy qué nos pasa?
esa hoz que corta horas, guillotina
los recuerdos y los torna pesadillas
que distancian aún más nuestros caminos.

¡Dame el blanco a quién echar todas todas las culpas!
expiatorio donde vomitar las amarguras,
el apéndice que amputado nos permita
un comienzo, una página no escrita.

Aunque brasas permanezcan encendidas
las cenizas van cubriendo hasta las quejas,
Y el cansancio nos entierra estando vivos
no hay fuerza que permita la conciencia.

En silencio el amor se vuelve moneda
de dos caras donde prima indiferencia
el envés sólo muestra rencor y odio
y una hiel que el corazón ya envenena.


Liliana Varela

miércoles, 24 de diciembre de 2008

domingo, 21 de diciembre de 2008

"Ediciones Muestrario"

Presentación oficial

Sábado 20 de Diciembre19:00 hs"The Rozz" Bar


.
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
.
,
.
.
Liliana Varela y Elisabet Cincotta














.




Patricia y Elisa

jueves, 11 de diciembre de 2008

A veces sucede...








.
.
.
.
.
A veces sucede...
que se entrega el alma
y espinas se obtienen,
que se ofrece el pecho
y el centro se hiere,
que se brinda todo...
y bebemos la hiel.
A veces sucede...
que el amor no basta
porque sólo uno lo siente,
que la vida es triste
porque ya nada divierte,
que no hay fantasías

en las cuales creer.
A veces sucede...
y en esos momentos pesa todo tanto
que nada conforma, ni siquiera el daño
de quien no nos jura la misma pasión.
Y nada interesa...
ni la simple fuerza que impulsa el día a día,
ni el canto del ave brindando alegría
ni el vital sentido de la sinrazón.


A veces sucede...
A veces.


Liliana Varela

martes, 9 de diciembre de 2008

MARÍA

María, eres tú la luz del día
Eres como la flor más bella
Que florece en el jardín,
Quisiera tan solo tener
El pétalo de tus suaves versos
Y algún día, colmar al mundo de poesía
Con la fragancia excelsa de tu pluma
Dios te escogió como poeta
Para que llenes de amor a este mundo
Dios quiso que hoy, el Perú te conociera
Gracias por regalarnos tus galanos versos
Desde Huacho capital de la hospitalidad
Te saluda tu hermano poeta, julio Solórzano Murga

sábado, 29 de noviembre de 2008

"Ediciones Muestrario"


Invita a su presentación oficial

Sábado 20 de Diciembre
19:00 hs
"The Rozz" Bar
Medrano 152
4983-7898
Capital Federal
---------------------------

Verán la luz sus primeros hijos de papel
con la presentación de los propios autores





"Quebrada"-Elisabet Cincotta




"De epígrafes propios y ajenos"-Liliana Varela



"Es otro este cielo"-Patricia Ortiz



"Debajo del sol y la luna" (Sin nido)-María Fischinger



"Poemas Oscuros"-Liliana Varela



"Descubierta"- Elisabet Cincotta



"Silencio en la Colina" - Marcelo Luna




y el libro de un amigo:
Carlos Adalberto Fernández
"Dolores, Amores,Rencores"
de Ediciones El Escriba





Y las Novedades en proceso de edición...

martes, 25 de noviembre de 2008

VUÉLVASE VIENTO

Tome la leche
coma escabeche
gane una rifa
sea un califa
fume un habano
bese una mano.

Suba al carajo
péguese un tajo
escriba un cuento
vuélvase viento
lluvia y enjambre
río y estambre.

No sea nada
y de pasada
muérase todo
vuélvase lodo
tiempo marchito
sentencia grito.

Haga promesas
levante pesas
vaya a la luna
meza una cuna
rompa quinotos
maneje motos.

Pero comprenda
mastique aprenda
el mundo es suyo
-clavel o yuyo-
la vida espera
-pulga o pantera-

Jorge Luis Estrella

jueves, 20 de noviembre de 2008

Y ACASO NO TE ENCUENTRE





Te busqué entre las sombras del más cruel desamparo,
en la ruta callada que transitó el ausente,
en ese olor a flores que resume la muerte,
en la foto amarilla que no tiene palabras.

Y te sigo buscando como el perro perdido
que no cree ni entiende tan brutal abandono
y vuelvo a la esquinas donde estuvimos juntos
por si quedan los rastros, la señal de algún paso,
un café detenido, un eco de palabras

Pero todo es silencio, fragor de vida muerto,
un féretro implacable bajo nubes tan grises.
una cinta violeta con tu nombre desnudo.

Hermano, yo te busco por el mismo camino
en que fue nuestra infancia y nosotros las sombras,
nuestros propios amparos en días desolados.

Miro el río, los bares, el paso de los trenes,
la ciudad por la noche, las plazas, la memoria,
pero sé que estás muerto y acaso no te encuentre.

long ohni

lunes, 27 de octubre de 2008

No te debo

A ti te debo la furia
y a él le debo la calma…

A ti te debo el fuego
que carcome las entrañas,
y a él le debo esa paz
con la que amanezco cada mañana.

Por él oí los latidos de mi propio corazón
sumida en el silencio de la quietud con amor.

Por él descubrí que podía
reír si lo deseaba y que podía sentirme libre
y a la vez tan acompañada.
Por él el futuro tuvo una meta que lograr,
Y mis pasos construyeron un camino a seguir.

A ti te debo el dolor de una mano solitaria,
de un susurro lastimero perdido en la ignorancia.

A él le debo la vida
a ti,
a ti no te debo nada.

Liliana Varela 2006

miércoles, 22 de octubre de 2008

La niña y el rio.




.
,
.
.
.

.
.
.
.
.
.
.
Un río de limpias aguas
y de rápidos torrentes,
baña su cuerpo turgente
sin el temor que la gente
vea tu cuerpo en beldad,
con lo bello de tu edad,
sin cumplir los diecinueve.

Un pastorcillo que pace
su ganado por la orilla,
con el agua se complace
y del trajín de la ardilla
guardando bayas salvajes.

Su vista se torna alegre
al mirar a aquel remanso,
y ver nadando a una diosa
con sus bellezas mostrando.

La niña muy azorada
por lo que aquí esta pasando,
se cubre con amapolas
y margaritas del campo.

Un coro de pajarillos
en su piar van contando,
la alegría de los niños
que unidos, se están besando.

EMILIO MEDINA MUÑOZ

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

Sucede II

sucede

que cuando la luna ondea en el río

el vino

........... el brindis

.........................una razón


la vida se viste de fiesta

........................con traje largo y tacones


entonces

la pena

........es expatriada

la soledad

..........una intrusa


el calor del encuentro

madura el grano y la viña


la humedad de la boca

es vaso y entrega


sucede

que cuando el amor ondea en el río

y platea las alas de los ciclos


son nuestros bordes

que llenan la copa

......................riegan el surco

..................................empapan la luna

visten de fiesta

..................... la vida

Beatriz Martinelli

lunes, 20 de octubre de 2008

TE CONOCI

Único por ti
no soy cualquiera

Fui pintado por ellos
insolente
sinvergüenza
desvergonzado
atrevido

Pero tú,
me hiciste un favor
tu me llenaste de brío
de fortaleza
de sueños
de esperanzas…

Volé con alas de viento
me convertí en ave azul.

SANTOAMOR



Get this widget Track details eSnips Social DNA

jueves, 9 de octubre de 2008

Charla con la Candelaria

Cara y careta
Pierrot y Colombina
carnaval que camina
raudo atraviesa
la Tierra
charla con la Candelaria
Virgen del Socavón.

¿Marchará feliz
el hombre
con su nuevo disfraz?
cara y careta
diablada / tunantada
portal de este hoy
en continuo tiempo.

Ropaje diferente más allá
de su pista.

Julia del Prado (Perú)
Derechos reservados

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

miércoles, 8 de octubre de 2008

A Sofia

sonetos


Negra , mestiza, blanca, inconfundible,
mía, de mi mujer, de todos era
como de todos es la primavera:
esa explosión de vida imprescindible.

Ayer saltó su mágico fusible
y se fue a retozar a otra pradera
y nos dejó clavados en la espera
de lo que ya no llega: lo imposible.

Y, sin embargo, corre por la casa;
si no la vemos es porque se esconde
en un lugar que ya no tiene donde.

Todo cambia, todo queda, todo pasa.
Está su ausencia y está lo que perdura:
sus ojos, su mirada, su ternura.

Jorge Luis Estrella

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

Para hacer un soneto


.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


¿Difícil un soneto? ¡Oh, no, si es muy sencillo!
Has de escribir el mar, con dulce batir de olas,
píntalo de corales y blancas caracolas
y ponle luz de luna, y de una estrella el brillo.

Del trigal en verano pondrás el amarillo,
el azul de los vientos, con rojo de amapolas,
y mientras tú lo escribas, calladamente a solas,
añade el primer canto de humilde pajarillo.

Del campo las más bellas, lo llenarás de flores,
y todo ello lo cantas, lo arrullas y lo meces.
Ve a buscar una niña que sufra por amores,

y cual hada madrina, silente, se lo ofreces.
Y si ella rompe en llanto, si arrancas su secreto,
con lágrimas de amores bautiza tu soneto.

Blanca Barojiana

La parca


La Parca -y su guadaña- estuvo anoche
jugándome a los dados el destino
yo gané, y tengo en mi camino
hundirla en el Averno, sin reproche.
Yo llevo un cubilete, por si ocurre
encontrar otro adversario en un recodo.

© Carlos Adalberto Fernández

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

He perdido un amigo

He perdido un amigo


Éra de vernos frente a frente
sin dobleces, cara a cara.
Mirarlo, y entenderlo
entenderme.
Regresando del mundo
botines y despojos
muertos y acreedores,
era mirarlo

sin vergüenzas.

Viéndolo más viejo pero el mismo.
Seguro que me ve cansado.



Amigos
Compartiendo odios

Confesando amores

¿A quién otro?

Era

como yo y yo.

Cómo falló. Verle la máscara,
tanto hablar oír de dignidades
muertes enhiestas, ser Hombre.



Cara a cara
se nota que miente el rictus me descubre.



No me mira, no soporto
ver máscara y podredumbre verme
No te cruces conmigo,

no quiero encontrarte
medir tu indignidad

indigno.
No vernos más.
No más amigos.
Tapo el espejo.

© Carlos Adalberto Fernández

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

viernes, 29 de agosto de 2008

PRESENTACIÓN DE MUNDOS

Carlos Adalberto Fernández



Prof. Jorge Luis Estrella


Elisabet Cincotta

Jorge Luis Estrella

Patricia Ortiz, Liliana Varela y

Carlos Adalberto Fernández














Carlos Adalberto Fernández, Cristina Longinotti y Elisa Cincotta

Emiliano, Liliana, Cristina, Carlos, Patricia, Jorge, Elisa y Adrian

POEMA LEIDO POR PATRICIA ORTIZ

A Carlos

Además de hombre: amigo,
narrador, poeta, Maestro.
Vas dejando el camino
impregnado de experiencia.
A veces no basta con mirarse
para saber qué o quién somos.
Muchas veces la respuesta
está reflejada en otros ojos.
Si mirás con atención en tu mochila
encontrarás seguro:
cariño, respeto, reconocimiento;
mucha tinta, infinitas hojas
y mares de palabras que
quieren figurar en tus historias.
Muchos besos!!
Patricia

domingo, 17 de agosto de 2008

RÉQUIEM POR EL POETA GITANO MIGUEL MENDIOLA

........................... Foto del periodista cubano Jose Luis Fernandez
Era un gitano raro. Nadie lo puede discutir, pues le dio la venada de erigirse en una especie de Juan Salvador Gaviota dentro de su comunidad y aprendió a leer y a escribir, a estudiar, es decir, a volar de una manera diferente a sus compañeros de barrio, tal vez para demostrarles que se puede surcar la vida no solamente ceñido a las tradiciones sino también utilizando las propias alas. Supo nadar contra corriente en aquellos tiempos de infancia, en aquel rincón de Sevilla que le vio nacer y donde no abundaba la afición al lápiz ni a las letras. Y tanta altura alcanzó en su vuelo que llegó a ser uno de los doce personajes célebres que ilustran los meses del calendario gitano.
"La miseria te deja desnudo pero también te proporciona armonía y solidaridad" , decía, en una clara alusión al sentido colectivo del que hace gala su etnia y al valor que le atribuye a la familia, en cuyo seno hasta los primos terceros son considerados más que hermanos. Y al hilo de su pensamiento creo que tal vez a todos nosotros nos convendría pasar una época en el territorio de la pobreza para aprender a valorar lo que tenemos y a no quejarnos de cosas que son más gracias que desgracias si uno las compara con el hierro de marcar el alma que utilizan el frío, la sed, el hambre.
Hermano de guitarrista flamenco y pariente de bailaoras profesionales, se hizo ingeniero aeronáutico y en un arrebato de magia, de prestidigitador calé, cambió las orillas del Guadalquivir por el sol de California. Su inquietud espiritual le llevó a rebañar algunos libros de filosofía tratando de responder a las preguntas que se formulaba a cerca de su paso por este mundo. Tocaba la flauta y, aunque no disfrutaba de una técnica tan perfecta como la de Hamelin con este instrumento, estoy seguro de que su ejemplo ha servido para orientar y encantar a más de uno de sus congéneres y dirigirlos por el sabio camino que él mismo había elegido para sí.
Escribió una obra de teatro musical andaluza, de título "La Salamandra", que se presentó en Los Ángeles, California, en 1998, en colaboración con su hermano Rafael Mendiola (guitarrista profesional) y su cuñado Enrique Soto “El Sordera” (cantaor profesional de flamenco), con gran éxito, en el que intervino un reparto plagado de actores de teatro y de cine bastante conocidos.
En su artículo satírico "Una modesta proposición" le propuso al pueblo gitano volver a la venerable tradición "de comer niños" para que los payos que los acusan de caníbales pudieran llevar razón.
Trabajó como técnico de asuntos sociales del gobierno de Estados Unidos y contribuyó a la difusión de la cultura gitana por Internet. Su alma transhumante lo llevó icluso a ser colaborador o ayudante de entrenador del famoso equipo de fútbol de New York en el que jugó Pelé, el Cosmos, según me comentó en una de las muchas ocasiones en las que tuvimos oportunidad de conversar via messenguer o skype, conversaciones en las que me confesó algunos de sus secretos más recónditos y que guardaré a buen recaudo en mi memoria ahora que me acabo de enterar de la noticia de su muerte. En el año 2003 publiqué con El Taller del Poeta su libro de poemas "Alzando el vuelo". Su única pretensión era sacarlos del cajón del olvido al que estaban abocados y dejarlos engarzados al futuro en un libro. Así se hizo y aunque se vendieron muy pocos ejemplares me siento satisfecho de haber cumplido la misión que me encomendó.
La matemática del destino resolvió la última ecuación de su vida con el álgebra de la muerte, esa misma matemática que él utilizo para escribir su poema "Álgebra calé" y que transcribo y difundo como un homenaje a su persona al pie de este Réquiem.
Descanse en paz.

Agosto 2008©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España
www.eltallerdelpoet a.com

ÁLGEBRA CALÉ

Somos un uno con un cero por delante;
un número preñado de alegre diferencia.
Un número cabal, primo indivisible
con raíces muy cúbicas y geométricas.

Se nos hace juicio y se nos quita el cero.
Pero íntegros quedamos: No se llevaron nada.
Tenemos el respeto de todo el Infinito,
que aplaude la unidad sólida y sana
contra trigonometrías de incorrectos mitos,
y la admiración de otros primos algebraicos,
maravillados de ver como con tantas ganas
derivamos integraciones en cálculos mágicos.

Mágicos, sí, porque añadimos con permiso
y en la multiplicació n daño no hacemos.
A todos los dejamos como estaban
pero podemos restar cuando queremos.

Que no nos cuadren pues.
Que no nos toquen las raíces
ni que jueguen con nosotros
en logaritmos ajenos.

¡Cuidado! ¡Tenedores de libros del Infierno!
Que aunque somos el más chico de todo el Universo,
primero y primo somos y contamos con el Cero.
Y no creáis que lo pondremos a la izquierda
para que lo raptéis de nuevo.
¡Que esta vez estará a nuestra derecha
y multiplicar y dividir podremos!

©Miguel Mendiola
Del libro Alzando el vuelo
El taller del poeta, Pontevedra, 2003

A UNA PERSONA ADMIRABLE, MIGUEL MENDIOLA


(Mi punto de vista)

Él siempre estaba recordando a los gitanos, su gente, de las que se sentía orgulloso, y de su familia. La familia era de Sevilla, cuna con la de Jerez de los gitanos flamencos, sin que falten las demás provincias andaluzas y lleguen incluso hasta Extremadura. Es de suponer que a nuestro amigo Miguel de niño le llegarían buenas y positivas influencias gitanas de los de la Cava de Triana y los de la provincia como que en su casa no sobrarían los dineros, pero sí la alegría, el cante y el baile de los gitanos sevillanos que dicho sea de paso son con los de la capital gaditana los más alegres y ocurrentes.

Es raro que los gitanos estudien, en aquellos tiempos de la juventud de Miguel, pero Miguel tenía madera, ya no solamente de gitano, sino de persona cabal, que entre los gitanos de antes era una virtud principal.

Yo sabía de Miguel por un periódico gitano llamado Nevipen Romaní, (noticias gitanas) en el que escribíamos los dos, yo empezando a hacer mis primeros pinitos poéticos y Miguel ya un consumado escritor. Y la verdad que sentí interés por él y mandé una carta al Secretario de la Unión Romaní Española, pidiéndole la dirección de Miguel y me contestó que lo tenía que consultar a Miguel y al cabo del tiempo recibí una carta de la Unión Romaní con la dirección de Miguel en Santa Ana California.Al día siguiente ya estaba echando una carta al buzón para tan extraordinarí a persona, que era Ingeniero Aeronáutico,( Trabajando en la Nasa), músico, compositor escritor y poeta...de verdad sentía miedo de que no me contestara, pero lo hizo, y fue motivo de gran alegría al recibir su carta extensa escrita a mano con una letra preciosa...

(En otro momento que tenga un ratito de concentración seguiré hablándoles de Miguel, un caballero en toda la extensión de la palabra.

*****

Es muy difícil tarea la de hablar de una persona una vez que está ausente, pero yo me considero que debo hacerlo, primero por razón de etnia y lo segundo como persona aficionado a las letras que él era un maestro y lo hacía muy bien, superbien, pues aparte de su obra de teatro La Salamandra y toda su obra poética que escribió en una época más tardía él escribió tempranamente una serie de articulos de carácter científico sobre los gitanos en la Revista de Investigación Gitana TChachipen, solamente para colaboradores de alto valor y contenido científicos. Miguel era un científico y creo que por eso se hizo "algo independiente" de la tutoría de la Unión Romaní, que de una o de otra manera nos marcaban el aire de lo que interesaba publicar en el Periódico y la Revista Gitana.



Cuando yo abandoné su Foro Poético de alguna manera intentaba seguir el rastro de sus escritos y poemas y hubo un tiempo que no se le vió aparecer por el periódico y la revista gitana. Nunca puede saber el por qué había dejado de escribir en aquellos medios gitanos o al menos yo no lo detectaba.

Sé que recorrió muchas universidades de América dando conferencias acerca de los gitanos españoles, y más de los gitanos andaluces que él los consideraba como los verdaderos gitanos.

Creo que él disfrutaba y mucho en La Casa de Andalucía de Californía y a la que una vez me invitó al BAUTIZO GITANO ANDALUZ y tambien a la disertación de poemas y otros eventos festivos.

Por ahora lo dejo aquí hasta que se me vengan a la cabeza otras cosillas de Miguel.

Manuel Cortes


*****

PRIMER POEMA QUE ESCRIBIÓ MIGUEL MENDIOLA

(Que yo sepa)

( Y que yo llevé al Periódico El Día de Tenerife y fue publicado)

*****

EL HIJO DE DON FERMÍN

El señorito del pueblo

cree que puede ser poeta...

El poetastro se engríe

con sus versitos de seda

y el juez, mercurio, compadre

con Pergaminos los premia,

los diptongos aburridos

juegan con sílabas muertas

y todos los "entendidos"

alaban su incompetencia.



Si viniera García Lorca

Hoja de Laureles Secas

una cola de lagarto

le daría como beca.

Más por ser un señorito

muy derecho y de derechas

el Alcalde lo convida

con un disfraz a su fiesta.

Un cabo Guardia Civil

y Monseñor de Fuencuella

brindan por su repertorio

de plásticas palabras yertas

mientras en la Real Academia

operan a nuestra Lengua

se duermen los Unamunos

y el cloroformo despierta.

Los altavoces del pueblo

con decibélios revientan

y en un postre de teléfono

un cuervo da conferencia.

Un gitano analfabeto

sin saber, sabe que enseña:

a confundir a los más sabios,

¡Esto no hay Undibé que lo entienda!

Yo no sabré ni escribír

ni de letras ni de cuentas

pero a este presumío

yo le gano en cualquier feria.

Tabacos y caramelos

de pueblo en pueblo yo vendo

y por lo menos, yo sé

currelar, pa'mí sustento.



No despiertes García Lorca

que no merece la pena

que aquí pasó lo de siempre

que un tonto, cree tener tema.

Que el hijo de don Fermín

cree que puede ser poeta

y se ha cargáo a cuatro romanos

y a tóa la Historía completa.

*****

Miguel Mendiola

http://www.tinet.org/~elebro/poe/mendiola/mendi0.htm

domingo, 20 de julio de 2008

Issa Martínez


LIBRO DE HAIKUS

Photobucket

No sé el justo lugar donde radica la belleza de este libro. Pero presiento que quizá en la mezcla de culturas y en el enorme significado de la palabra amistad que lleva implícito.Saber del esfuerzo personal que en tiempo y en economía también tiene, lo hace doblemente digno.Lo he saboreado, admirado y sentido gota a gota, pero sobre todo, me he sentido muy orgullosa de formar parte de él; porque muy pocas veces se tiene el honor de formar parte de un trabajo tan honesto y tan lleno de desinterés.Muchas gracias a todos quienes trabajaron codo a codo para obtener este hermoso regalo.
Es importante dar a conocer el esfuerzo y la dedicación de quienes sin esperar nada y por el simple placer de hacer y dar, llegan a realizar cosas como este bello libro de haikus.

Issa Martínez

domingo, 6 de julio de 2008

La carta



"Las preparaciones de hoy dejan entrever
el futuro planeado por la bestia"

María Fischinger






Lacró la carta. Nadie la leería hasta que no llegara a su verdadero destinatario.

Todo estaba preparado con antelación y detalle; nada podía salir mal.

Terminó de vestirse y al salir entregó la carta al mensajero quién con su estruendoso ciclomotor aguardaba fuera desde hacía unos minutos.



Toda su vida había querido ser alguien, un personaje conocido, prominente, un líder con todas las letras pero siempre su impulsividad echaba por la borda todo proyecto; su arrogancia defenestraba todo tipo posible de amistad o acercamiento a alguien.

Sin esposa, hijos ni tan siquiera un perro que le moviese la cola al llegar del trabajo, su vida se había vuelto gris.

Era un Don Nadie que a su muerte jamás sería recordado ni estaría en los titulares de diario alguno.



Quizás hoy todo cambiase, quizás su libre albedrío pudiesen romper con esa racha de mediocridad a la que parecía confinado sin solución posible.



Ingresó en las oficinas en las que trabajaba desde hacía poco más de veinte años

y en las que aún seguía siendo un empleaducho más.

Un brillo iluminó su mirada cuando divisó un sobre encima de su escritorio. ¡Al fin sería alguien!

Echó una mirada de satisfacción a los lados y sonrió. Abrió la carta lacrada.



Al día siguiente había logrado su objetivo: los titulares de todos los diarios hablaban de la explosión que había causado su muerte, al fin era famoso aunque más no fuese por un día.



Liliana Varela 2008



*De la serie "De epígrafes propios y ajenos"

sábado, 14 de junio de 2008

Liliana Varela

Mi sueño

En el fondo de la mochila duerme un sueño
uno pequeño, sin pretenciones,
frágil, endeble, apenas gime
mientras lo saco del interior.
Sobre la arena lo dejo,
con la sal de mis lágrimas lo salpico,
y con las arrugas del sufrimiento lo seco.
Se despereza, agiganta, toca el cielo con sus manos
y así... enhiesto, fuerte, grandioso
construye un castillo para mi.
Sin ceguera, sin traspies, sin retirada
camino hacia la quimera que mi sombra persigue:
sin saber que ella soy yo.


Liliana Varela 2008

viernes, 13 de junio de 2008

La Sombra


La Sombra
“La altura de la sombra”
Fernando Pessoa


Crecida, sobrepasó la frontera de mis sueños,
extendió sus garras aligerando el peso
que la gravedad de mis días cargaba
/a sus espaldas.

Aumento límites y dominios,
poseyó terrenos que mis ojos no alcanzaban
/ ni mi mente podía imaginar.

Lavó su culpa en bautismo de ignorancia,
vistió de harapos la frente
renegando de su origen
/y función.

Como tsunami desbordó mis orillas
en la lejanía de su fuerza
/ y su conquista.

Marchó sobre mis pasos,
fui menos , mucho menos
/que mi propia sombra.

Liliana Varela

Patricia Ortiz

Si bastara



Si bastara

Si bastara con cerrar los ojos

e invocar al sueño

para flotar sobre la ciudad descalza

lejos de las horas enmohecidas

y la acechante realidad.

Si bastara simplemente con desearlo

no estaría encarnada tras las rejas del insomnio

espantando pensamientos,

anhelando un descuido del destino.

Patricia Ortiz

viernes, 30 de mayo de 2008

Alejandro Romualdo

Trujillo, 1926

Escritor, periodista, dibujante y poeta.

Estudió literatura en la Universidad de San Marcos en 1946 y más tarde en la de Madrid en 1951.

Colaborador de “La Crónica”, “Idea” y “Cultura Peruana” de Lima. Usó el seudónimo de “Xanno”, principalmente en sus caricaturas políticas.

Premio Nacional de Poesía en 1949.

Ha publicado: La torre de los alucinados (1949), Poesía (1954) [que contiene: Cámara lenta (1950), El cuerpo que tú iluminas (1951), Mar de fondo, España elemental y Poesía concreta], Edición extraordinaria (1958), Desde abajo (1961), Como Dios manda (1967), El movimiento y el sueño (1971), Cuarto mundo (1972), En la extensión de la palabra (1974), Poemas (1975), Poesía íntegra (1986), Mapa del Paraíso (Antología) (1998). En colaboración con Sebastián Salazar Bondy, publicó: Antología general de la poesía peruana (1957).

”Edición Extraordinaria” me parece un libro muy interesante. Para apreciarlo es necesario situarse en la perspectiva que ha escogido Romualdo al escribirlo; la de una poesía simple, construída con las palabras de todos los días, y tan despojada de elementos “literarios” que da la impresión de no ser poesía.

El camino seguido po Romualdo no es “el” camino de la poesía: es solamente “un” camino. Y uno de los más arriesgados. La democratización de la poesía acarrea, a menudo, su empobrecimiento. Creo, personalmente, que quedan dos caminos igualmente interesantes, por donde sacar a la poesía de la encrucijada donde actualmente se encuentra: incorporándola al teatro o confundiéndola con la canción.

El libro desorienta al lector cultivado, indigna al burgués, saca de sus casillas al exquisito. He allí un mérito enorme que hasta los surrealista envidiarían.



Julio Ramón Ribeyro

jueves, 29 de mayo de 2008

El cisne y la rosa

Alejandro Romualdo, Perú ~

En puro dialogar de cisne y rosa
enciendes, amapola, luz perdida;
conocida y también desconocida
en puro dialogar de cisne y rosa.

Blandamente situada y vagorosa,
el perfil de una luna dolorida;
encontrada y también desvanecida
en puro dialogar de cisne y rosa.

Verde nube de sueño despabila
al conjuro su voz almibarada,
mas la rosa se va tornando lila...

(¡Oh la tarde en su capa colorada
un estoque de luna me perfila
para hundir en mi sueño la estocada!)

domingo, 25 de mayo de 2008

A INGRID BETANCOURT

(El Martirio)


De quién, el brazo impío,
sesgó tu libertad..,
te arrinconó en la selva,
violentada su espesura,
robada al gorjeo de las aves…!

Cual error de la historia,
que siniestro fragor intemperante,
arrastró la esbeltez de tu figura
al oscuro socavón
de la ignonimia…?

Tu clamor de justicia,
de igualdad, grandeza
por tu pueblo, por el mundo,
quiere ahogarlo, voraz,
las nefastas sin razones contumaces,

de mesiánicas y necias tozudeces
que te encierran hoy
(arrancada de la vida)
sin piedad, de cuajo, entre
las sombras infinitas de la selva..!

Muera el bárbaro cruel
que te ha robado
del amor de los tuyos,
de tu pueblo; sea el sino
del feroz, solo el olvido..,

ni el remedro improvisado
de sicóticos motivos,
arriarán a tus banderas,
que cobardes e iracundos,
han violado en tu esperanza…!

Es al Hombre Universal,
a quién hirieron,
los espúreos sicarios
y las hordas sanguinarias,
arengadas por los odios

tenebrosos, entre sombras
de traiciones, y mendaces,
que vendieron tu razón,
tu franca lucha, por monedas
del horror y la barbarie…

Hoy quisiera que supieras
que hay un mundo que te espera!
Que la sórdida tortura acabará!..
y tu.., Heroína ya, por tu calvario,
volverás Sol…, tal vez estrella,

alumbrando de piedad,
el campo hostil de tu martirio,
y serás Justicia, emblema ondeante
de la Paz, de la Nueva Razón,
del Hombre Nuevo…

Habrá de llamarse, entonces,
“¡Esplendor!” el camino que inaugures,
y por él andarán los sometidos,
rumbo a la Luz nacida del oprobio,
vencedora final de las Tinieblas..!

Y serás Mujer y Ángel, Nación y Patria!
Todo un pueblo liberado!
Himno Triunfal a tu regreso
Sonando estentóreo por los tiempos!
Muertas yá las fauces del suplicio!

Horacio Mario Aguilar - may 2008 – Bs.As.Arg.

Hmaguilar

martes, 6 de mayo de 2008

Felix Hugo Noblecilla Purizaga


Mi nombre es Felix Hugo Noblecilla Purizaga, naci el 1 de abril del 1958, en la ciudad de Tumbes, ubicada en el extremo norte peruano, frontera con la hermana republica de Ecuador. Estoy casado con la prof. Anna Lorena Velasquez Cum y tengo dos hijos: Hugo Adrian de 18 años y Marcela Celeste de 12. Soy profesor de Ciencias Naturales y escritor. Algunas de las obras que he publicado son: - El Cocodrilo de Tumbes en Peligro de Extinción (1989) - El Mono Coto en Peligro de Extinción (1990) - Fauna Silvestre de Tumbes en peligro de Extinción (1992) (1995) y (1999) - La Ecología de Tumbes (1995) y (1997) - Antología del Cuento Breve de Tumbes (1997) - Poemario para niños “Canción para Adrián” (1993). - Poemario “Mi padre” (1995). - El Sueño del Cocodrilo (1992) (1995) (1998) – Cuentos y poemas de autores de Tumbes. - Guía Práctica para observar aves en los ecosistemas de Tumbes (2000) (2005) - Guía de Educación Ambiental en el contexto del Bosque Seco (Integrante del equipo de elaboración) . - Primera Muestra de la Poesía para Niños de autores tumbesinos (2001) - Poemar: (1998) (2002) - Ecopoemas (2005). - Fabulas tumbesinas (2006) - Tumbes: calendario civico escolar - regional, nacional y mundial. Premios: - En 1989 mi cuento "El Cangrejo Ermitaño" gano el Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuentos para niños convocado por la Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil. - En 1990 mi trabajo educativo "Modelo para el Aprendizaje a Largo Plazo de la Clasificación de Animales" gano el segundo lugar en el concurso de innovaciones pedagógicas convocado por el Instituto de Pedagogía Popular – filial de Piura. - En 1995 mi cuento "La Caza del Venado" ganó el segundo lugar en el Concurso de Cuentos y Leyendas convocado por Radio Cutivalu de Piura. - En el 2000 mi fotografía "El Acantilado de los Pelícanos", ganó el primer lugar en el concurso de fotos paisajísticas convocado por la Dirección Regional de Industria y Turismo de Tumbes. Reconocimientos: Algunas obras literarias han aparecido en las Antologías Nacionales: "Nuestros Cuentos Infantiles" (Lima 1997) y "100 Poetas Cantan a la Ternura" (Tacna 2005), en la Antología de Poesía Latinoamericana "Los Besos Incrustados en la Arena" (Lima 1997), en la Antología Binacional (1998), publicada con motivo del III Encuentro de Poetas y Escritores de Perú y Ecuador, y en el texto "Didáctica de la Literatura Infantil" (Piura 2006), entre otros. - En 1999 la Biblioteca Nacional del Perú le concedió una resolución de Felicitación y un Diploma de Honor en mérito a su creatividad literaria en bien de la niñez peruana. - En el 2001, la Dirección Regional de Educación de Tumbes le otorgó el Premio a la Excelencia Educativa y lo condecoró con Medalla de Honor. - En el 2002, la Municipalidad Provincial de Tumbes, le otorgo las Palmas Magisteriales en el grado de Maestro Distinguido. - En el 2006, la Municipalidad Provincial de Tumbes, le otorgo un reconocimiento con motivo de los 185 años de independencia de Tumbes.

ECOPOEMAS POR EL DIA INTERNACIONAL DE LAS AVES

9 DE MAYO: DIA INTERNACIONAL DE LAS AVES

Esta celebración es organizada por BirdLife Internacional, un organismo dedicado a la conservación de todas las especies de aves que hay en la tierra y de los lugares donde habitan El objetivo de este día es acercar a la gente al mundo de las aves para dar a conocer sus formas de vida, amenazas y peligros, y así crear conciencia sobre la importancia de su conservación. Además de no dejar pasar un momento en el año sin enaltecer y reconocer la grandeza de estos singulares seres vivos.
Por este motivo les hago llegar tres de mis poemas a las aves, ilustrados con mis fotografias. Espero ustedes me hagan llegar los suyos.
Cordialmente.
Felix Hugo Noblecilla Purizaga.



FREGATA
vuela, vuela tijereta
vuela, vuela
en tu manglar
vuela, vuela
ave mía
nunca dejes de volar.













FURNARIUS
Arquitecto volador
mi reloj despertador
tu casita de barro
es un primor


LIBERTAD
Yo descubrí
el origen del dolor
que sufren
los pájaros
cautivos.
Ellos amaban
su bosque y su rocío
sus lluvias matinales
sus viajes cotidianos
.


GAVILAN DORSIGRISMi pequeño gavilán
escondido en el bosque
yo lo vi.
Escondido del hombre
que destruye sus árboles
y no lo deja vivir.
No te escondas
ni sufras
mi pequeño gavilán
yo cuidaré tu bosque
y no te dejare morir.

sábado, 26 de abril de 2008

"Al Borde de la Palabra"

El MARTES 20 de MAYO a las 18:00 hs Argentina
23:00 hs España (Madrid)-Portugal
22:00 hs España (Canarias)
16:00 hs Perú- Chicago (EEUU)-Colombia
17:00 hs Chile
24:00 hs Israel
18:00 hs Brasil-Uruguay
-----------
Radio Arinfo
http://www.arinfo. com.ar
------------ --------

"Al Borde de la Palabra"

Un programa de radio por internet, nuevo, pero copia de todos los buenos programas literarios de AM, FM e INTERNET y a la VEZ DISTINTO A TODOS.
------------
-Un programa para sumar y no restar en el mundo de la literatura-
Reportajes-Debates- Lectura de textos de oyentes-Aula virtual- Lectura de escritores destacados de todos los tiempos audios en español o en otro idioma- Y muchísimas más secciones.
----------
Conducción-Producció n e Idea general de:
Patricia Ortiz -- Liliana Varela
----------
Envíanos tus trabajos para leer:
*Poemas-Poesí as
*Microcuentos (no más de 100 palabras)
*Ensayos cortos
*Tus Audios en MP3
(si son trabajos en otro idioma te pedimos envíes su traducción en lo posible).
Envía todo a:

albordedelapalabra@ gmail.com

*Acompañanos el Martes 20 de Mayo. Intentaremos pasar 60 minutos entre amigos, de igual a igual.
*Si querés comunicarte durante el programa
(054)-(11)-4342- 1153

*Auspician:
http://www.elciberperiodico. com.ar/

http://muestrariodepalabras. blogspot. com/

http://villabellavista.mestna- izlozba.com/ domov

*Para consultar la hora del programa en el mundo
http://www.horlogep arlante.com/ spanish/

--Agradecemos su difusión--

viernes, 11 de abril de 2008

En esa tierra extraña


En esa tierra extraña
a la que me has confinado
nada tiene sentido, hasta la calma es distinta.
El golpear de las olas
lo siento tan cercano
que mis sienes laten
al unísono de las aguas.
Y te deseo...
te vislumbro
en esa playa que ostenta la luz,
en ese crepitar salobre-silente
que viene a saludarme cada noche
cada minuto en que yazgo junto a él dormida.
Quizás pueda preguntar a esa luna anexada
si sabe por qué el exilio duele tanto
a pesar de ser tan simple, tan calmo,
tan horrorosamente pacífico
todo lo que me rodea...
Quizás pueda... cuando mis piernas
decidan romper la inercia de este mundo al cual
me has confinado ...
...............................................en tu mente.



Liliana 23-10-2007

jueves, 10 de abril de 2008

Escudriñar el horizonte




Escudriñaba el horizonte enfebrecida,

en busca de la vida robada,

al acecho del cobarde corazón

que ya no le pertenecía,

vigilante de esas manos traidoras

que ya no acariciaban

/y dolían.



Hurgaba entre las uñas del tiempo

siquiera para hallar una partícula de olvido

que la obligara a traspasar la puerta

y liberara del tedio de ser otra,

aquella que no deseaba ser

/y odiaba.



Liliana Varela2008

Qué quieres de mí

Postrada de hinojos

ante tu existencia

Te observo

con odio

con furia

con pena.



Como el niño ve

al que lo gobierna

y sólo respeta

la mano que duele

que castiga

que manda

que oprime.


Así te conozco

Admirada y dolida

Con un manto gris

cubierta de heridas


Y te pregunto

Y no contestas

Y te imploro

Y no respondes mis quejas.


Así eres tú: Vida…

agrio gusto de lo prohibido y deseado

me quitas,

me das,

y me olvidas

..................a un costado.



Liliana Varela



http://www.lilianavarela.blogspot.com
http://www.lilianavarela.spaces.live.com
http://losescritosdeliliana.blogspot.com
http://www.muestrariodepalabras.blogspot.com
http://grupomuestrario.googlepages.com
http://sonidos-del-alma.blog.com.es
http://sonidos-del-alma-dos.blog.com.es
http://elladooscurodelescritor.blogspot.com

lunes, 17 de marzo de 2008

Canto al agua. Poesia de escritor peruano

Poesia de escritor peruano


Agua roja, de la fruta i del hombre, agua.
Agua azul de las nubes i del aire, agua.

Dame tu bocado,
dame tus pies, agua, agua.

Tú corres entre las piedras i los peces:
tú corres por el corazón de las pencas.
Agua quieta i agua turbia,
agua de las pozas que guardan en tu fondo el cielo,
agua plana.

¡Balam shá! ¡Sis, sis!

Era buena en mi boca y en mis brazos.
Yo te canto y te apaciguo.
Agua de las chorreras i de los liquenes
no me mates.

¡Balam shá! ¡Sis sis!

(Poeta peruano: Enríquez Huánuco)

viernes, 14 de marzo de 2008

El amor

Juan Ramón Jiménez

El amor, ¿a qué huele? Parece, cuando se ama,
que el mundo entero tiene rumor de primavera.
Las hojas secas tornan y las ramas con nieve,
y él sigue ardiente y joven, oliendo a la rosa eterna.

Por todas partes abre guirnaldas invisibles,
todos sus fondos son líricos -risa o pena-,
la mujer a su beso cobra un sentido mágico
que, como en los senderos, sin cesar se renueva...

Vienen al alma música de ideales conciertos,
palabras de una brisa liviana entre arboledas;
se suspira y se llora, y el suspiro y el llanto
dejan como un romántico frescor de madreselvas

sábado, 8 de marzo de 2008

Palabras del escritor peruano Jorge Diaz Herrera, en la noche de
presentación de mi libro: La tortuga Alicia, este 05 de marzo del
2008, en el Centro Cultural España. Noche mágica de poesía, cuento,
amistad, familia y amor, abrazos a Lili y todos, Julia del Prado

LA TORTUGA ALICIA

Siempre me resulta muy grato asistir a un bautizo, y mucho más como
ser algo así como quien bate el incensario o se viste de padrino
(para ser padrino). Toda venida al mundo de algo bueno es una fiesta.
Y, la situación que hoy vivimos es tan compleja, tan complicada, que
yo no me perdería ninguna, menos aún una alegre reunión de amigos
para saludar a la autora y a su nuevo libro, a su flamante criatura y
criatura, como lo son Julia del Pardo y "Alicia la tortuga".
¡Bienvenidos!

Siempre he compartido y comparto el convencimiento de que una cosa es
literatura infantil y otra, literatura para niños. La primera,
literatura infantil, es pues la que escriben los niños. Y literatura
para niños, la que escriben quienes ya no son (ya no somos ) niños
para los niños.

Sin embargo, en ambos casos flota una atmósfera común, un clima
común: el espíritu de quien está dando sus primeros pasos por los
añosos caminos de la vida, y el espíritu de, quienes ya habiendo
caminado un buen trote por este pedregal de almanaques mantienen en
el alma o en el hueso o en la sangre la alegría que trae todo
amanecer, vale decir: la juventud, la infancia perpetua, la poesía
más transparente y pura. Pura, en cuanto a que aún no está
contaminada con el smock de tantos calendarios, de las canas blancas
y de las canas verdes.

Un querido poeta y maestro, Juan Ríos, solía decir que la diferencia
entre ser ser niño y no serlo está en tener o no tener ganas de
jugar. Y la literatura para niños es siempre un juego, un juego de
palabras, pero, antes que todo: literatura; es decir, arte.

No porque se escribe para niños quien lo hace está no obligado a
tener el convencimiento de que, ante todo, está haciendo una buena
literatura. De lo contrario, lo que se logrará será una adefesiera
ñoñería.

Julia del Prado es , evidente, una encantada por los niños, una
embrujada por la niñez perpetua, por la infancia inacabable. Hoy lo
hace evidente en este libro "La tortuga Alicia".

La singular forma en que lleva el compás de su escritura, quizá
buscando el verso, quizá buscando simplemente quebrar la prosa para
resultar más asequible a los lectores (teniendo en cuenta su breve
edad y su propensión soberana a aburrirse) da una primera impresión
visual de que quien entra en sus páginas entra verdaderamente en un
tren, en un barco, en un mar (quizá más valdría decir en un tren, en
un barco, en un mar de juguete). Pues en todo el texto de "La
tortuga Alicia" canta una atmósfera, un aire lúdico. Sus personajes.
Las hazañas de ellos. Los simpáticos nombres. La alegría. El amor.
La procreación. Animales, hombres y dioses hablan el mismo idioma y
enredan sus aventuras para arribar a una playa feliz.

Mencionaré algo que me ha deleitado de modo especial en "La tortuga
Alicia": los nombres de sus personajes en este zurcido juguetón
de "Piratas y corsarios en su barcaza de calavera", como lo señala la
autora. El tortugo Mon (la tortuga galápagos), novio, esposo y padre.
El Tiburón Masca Fierro Malón, a quien describe con especial
gracia:"Con estolón al cinto y su gran arete en la oreja izquierda
saca el pecho; La reina Ximena, reina de las aguas; el Delfín
Timonel, las tortuguitas Mandrágora y Tisona, el mago Manganzúa
Songolili, que tras conjuros mágicos saca de la manga, "Mangotas de
bocas anchotas", trenes, aviones, barcos, pelotas, matracas, sonajas,
tambores; el Delfín Tambor Huasca; la Foca Romina; Ramón Rodríguez,
el pelícano grumete, el Dios Kon, Pitasafi y Ninanguintué, Occhocalo;
Fonja Signé.

En fin, un mural inacabable de seres de todos los mundos, de todos
los reinos.

Otro aspecto de "La tortuga Alicia" es el continuo empleo de modos
juguetones de hablar, semejantes a las décimas, cantos de la cultura
negra, o simplemente pregones: "Papú comadre Papú compadre papú Manué
papppú en cherrebé del señor Naylambé hay cevichito hay canchita
salada chicha y cajón; pisco puro…"

Este ritmo musical del habla señalada es muy reiterativo, lo que da
al conjunto del libro un aire de fiesta, un aire juguetón, divertido:

"Tracatatá tracatatá Tutatacá tutatacá"

"Rash Rash rash rash Tracatatá
Tutatacá tutatacá".

"A la mimbre mimbre a la simbre simbre simbre juala juala jualalá
pito poquito potito será"

Bien vale la pena recordar que hasta mediados del Siglo XX estuvieron
muy en uso en los divertimentos literarios las llamadas JITANJÁFORAS,
atribuidas al ingenio de Alfonso Reyes, el ilustre mexicano.

Usos y tradiciones populares en la tradición infantil: "Nada por acá.
Nada por allá. Abracadabra patadecabra"

Y tampoco queda fuera de contexto el pícaro y aderezado coqueteo
femenino frente al aspirante a galán. "Y con un guiño de coqueteo
conmueve a Mon".

Igualmente, en esta multiplicidad expresiva, no falta el buen tono
castellano que trae aires de copla andaluza: "Yo les doy amor amor,
tortugas bonitas de piquito y coral ojitos de estrellas que alumbran
la mar

Es, pues, "La tortuga Alicia" un buen parque de entretenimientos y de
manejo idiomático, cuyos enredaos hacen de este libro una mágica
aventura donde no hay límite para la imaginación, para la amistad..
"Uno para todos Todos para uno".
Jorge Díaz Herrera

domingo, 17 de febrero de 2008

SERAFÍN y JOAQUÍN ÁLVAREZ QUINTERO (1871-1938)

SERAFÍN ÁLVAREZ QUINTERO (1871-1938)

JOAQUÍN ÁLVAREZ QUINTERO (1873-1944)

España, Utrera (Sevilla)



LA ROSA DEL JARDINERO

Era un jardín sonriente;
era una tranquila fuente
de cristal;
era a su borde asomada,
una rosa inmaculada
de un rosal.
Era un viejo jardinero
que cuidaba con esmero
del vergel,
y era la rosa un tesoro
de más quilates que el oro
para él.

A la orilla de la fuente
un caballero pasó,
y la rosa dulcemente
de su tallo separó.
Y al notar el jardinero
que faltaba en el rosal,
cantaba así, plañidero,
receloso de su mal:

—Rosa la más delicada
que por mi amor cultivada
nunca fue;
rosa, la más encendida,
la más fragante y pulida
que cuidé;
blanca estrella que del cielo
curiosa del ver el suelo
resbaló;
a la que una mariposa
de mancharla temerosa
no llegó.

¿Quién te quiere? ¿Quién te llama
por tu bien o por tu mal?
¿Quién te llevó de la rama
que no estás en tu rosal?

¿Tú no sabes que es grosero
el mundo? ¿Que es traicionero
el amor?
¿Que no se aprecia en la vida
la pura miel escondida
en la flor?
¿Bajo qué cielo caíste?
¿A quién tu tesoro diste
virginal?
¿En qué manos te deshojas?
¿Qué aliento quema tus hojas
infernal?
¿Quién te cuida con esmero
como el viejo jardinero
te cuidó?
¿Quién por ti sólo suspira?
¿Quién te quiere? ¿Quién te mira
como yo?

¿Quién te miente que te ama
con fe y con ternura igual?
¿Quién te llevó de la rama,
que no estás en tu rosal?

¿Por qué te fuiste tan pura
de otra vida a la ventura
o al dolor?
¿Qué faltaba a tu recreo?
¿Qué a tu inocente deseo
soñador?
En la fuente limpia y clara
¿espejo que te copiara
no te di?
¿Los pájaros escondidos,
no cantaban en sus nidos
para ti?
¿Cuando era el aire de fuego,
no refresqué con mi riego
tu calor?
¿No te dio mi trato amigo
en las heladas abrigo
protector?
¿Quién para sí te reclama?
¿te hará bien o te hará mal?
¿Quién te llevó de la rama
que no estás en tu rosal?

Así un día y otro día,
entre espinas y entre flores,
el jardinero plañía
imaginando dolores,
desde aquel en que a la fuente
un caballero llegó
y la rosa dulcemente
de su tallo separó.

jueves, 31 de enero de 2008

En paz

Artifex vitae artifex sui

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

Porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Amado Nervo

SI UNA ESPINA ME HIERE...

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina,
...pero no la aborrezco! Cuando la mezquindad
envidiosa en mí clava los dardos de su inquina,
esquívase en silencio mi planta, y se encamina hacia más puro
ambiente de amor y caridad.

¿Rencores? ¡De qué sirven! ¿Qué logran los rencores?
Ni restañan heridas, ni corrigen el mal.
Mi rosal tiene apenas tiempo para dar flores,
y no prodiga savias en pinchos punzadores:
si pasa mi enemigo cerca de mi rosal,

se llevará las rosas de más sutil esencia;
y si notare en ellas algún rojo vivaz,
¡será el de aquella sangre que su malevolencia
de ayer vertió, al herirme con encono y violencia,
y que el rosal devuelve, trocado en flor de paz!

Amado Nervo

Jesús

Jesús no vino al mundo de "los cielos".
Vino del propio fondo de las almas;
de donde anida el yo: de las regiones
internas del Espíritu.

¿Por qué buscarle encima de las nubes?
Las nubes no son el trono de los dioses.
¿Por qué buscarle en los candentes astros?
Llamas son como el sol que nos alumbra,
orbes, de gases inflamados... Llamas
nomás. ¿Por qué buscarle en los planetas?
Globos son como el nuestro, iluminados
por una estrella en cuyo torno giran.

Jesús vino de donde
vienen los pensamientos más profundos
y el más remoto instinto.
No descendió: emergió del océano
sin fin del subconsciente;
volvió a él, y ahí está, sereno y puro.
Era y es un eón. El que se adentra
osado en el abismo
sin playas de sí mismo,
con la luz del amor, ese le encuentra.

Amado Nervo

domingo, 13 de enero de 2008

Tomado de:José Carlos Mariátegui, 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana

César Vallejo
El primer libro de César Vallejo, Los Heraldos Negros, es el orto de una nueva poesía en el Perú. No exagera, por fraterna exaltación, Antenor Orrego, cuando afirma que "a partir de este sembrador se inicia una nueva época de la libertad, de la autonomía poética, de la vernácula articulación verbal"33.

Vallejo es el poeta de una estirpe, de una raza. En Vallejo se encuentra, por primera vez en nuestra literatura, sentimiento indígena virginalmente expresado. Melgar -signo larvado, frustrado- en sus yaravíes es aún un prisionero de la técnica clásica, un gregario de la retórica española. Vallejo, en cambio, logra en su poesía un estilo nuevo. El sentimiento indígena tiene en sus versos una modulación propia. Su canto es íntegramente suyo. Al poeta no le basta traer un mensaje nuevo. Necesita traer una técnica y un lenguaje nuevos también. Su arte no tolera el equívoco y artificial dualismo de la esencia y la forma. "La derogación del viejo andamiaje retórico -remarca certeramente Orrego- no era un capricho o arbitrariedad del poeta, era una necesidad vital. Cuando se comienza a comprender la obra de Vallejo, se comienza a comprender también la necesidad de una técnica renovada y distinta"34. El sentimiento indígena es en Melgar algo que se vislumbra sólo en el fondo de sus versos; en Vallejo es algo que se ve aflorar plenamente al verso mismo cambiando su estructura. En Melgar no es sino el acento; en Vallejo es el verbo. En Melgar, en fin, no es sino queja erótica; en Vallejo es empresa metafísica. Vallejo es un creador absoluto. Los Heraldos Negros podía haber sido su obra única. No por eso Vallejo habría dejado de inaugurar en el proceso de nuestra literatura una nueva época. En estos versos del pórtico de Los Heraldos Negros principia acaso la poesía peruana (Peruana, en el sentido de indígena).

Hay golpes en la vida, tan fuertes Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma Yo no sé!

Son pocos; pero son ... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre...Pobre ...pobre!Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes ...Yo no sé!

Clasificado dentro de la literatura mundial, este libro, Los Heraldos Negros, pertenece parcialmente, por su título verbigracia, al ciclo simbolista. Pero el simbolismo es de todos los tiempos. El simbolismo, de otro lado, se presta mejor que ningún otro estilo a la interpretación del espíritu indígena. El indio, por animista y por bucólico, tiende a expresarse en símbolos e imágenes antropomórficas o campesinas. Vallejo además no es sino en parte simbolista. Se encuentra en su poesía -sobre todo de la primera manera- elementos de simbolismo, tal como se encuentra elementos de expresionismo, de dadaísmo y de suprarrealismo. El valor sustantivo de Vallejo es el de creador. Su técnica está en continua elaboración. El procedimiento, en su arte, corresponde a un estado de ánimo. Cuando Vallejo en sus comienzos toma en préstamo, por ejemplo, su método a Herrera y Reissig, lo adapta a su personal lirismo.

Mas lo fundamental, lo característico en su arte es la nota india. Hay en Vallejo un americanismo genuino y esencial; no un americanismo descriptivo o localista. Vallejo no recurre al folclore. La palabra quechua, el giro vernáculo no se injertan artificiosamente en su lenguaje; son en él producto espontáneo, célula propia, elemento orgánico. Se podría decir que Vallejo no elige sus vocablos. Su autoctonismo no es deliberado. Vallejo no se hunde en la tradición, no se interna en la historia, para extraer de su oscuro substratum perdidas emociones. Su poesía y su lenguaje emanan de su carne y su ánima. Su mensaje está en él. El sentimiento indígena obra en su arte quizá sin que él lo sepa ni lo quiera.

Uno de los rasgos más netos y claros del indigenismo de Vallejo me parece su frecuente actitud de nostalgia. Valcárcel, a quien debemos tal vez la más cabal interpretación del alma autóctona, dice que la tristeza del indio no es sino nostalgia. Y bien, Vallejo es acendradamente nostálgico. Tiene la ternura de la evocación. Pero la evocación en Vallejo es siempre subjetiva. No se debe confundir su nostalgia concebida con tanta pureza lírica con la nostalgia literaria de los pasadistas. Vallejo es nostalgioso, pero no meramente retrospectivo. No añora el Imperio como el pasadismo perricholesco añora el Virreinato. Su nostalgia es una protesta sentimental o una protesta metafísica. Nostalgia de exilio; nostalgia de ausencia.

Qué estará haciendo esta hora mi andina y dulce Rita
de junco y capulí;
ahora que me asfixia Bizancio y que dormita
la sangre como flojo cognac dentro de mí.
("Idilio Muerto", Los Heraldos Negros)

Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa,
donde nos haces una falta sin fondo!
Me acuerdo que jugábamos esta hora, y que mamá
nos acariciaba: "Pero hijos..."
("A mi hermano Miguel", Los Heraldos Negros)

He almorzado solo ahora, y no he tenido
madre, ni súplica, ni sírvete, ni agua,
ni padre que en el facundo ofertorio
de los choclos, pregunte para su tardanza
de imagen, por los broches mayores del sonido.
(XXVIII, Trilce)

Se acabó el extraño, con quien, tarde
la noche, regresabas parla y parla.
Ya no habrá quien me aguarde,
dispuesto mi lugar, bueno lo malo.

Se acabó la calurosa tarde;
tu gran bahía y tu clamor; la charla
con tu madre acabada
que nos brindaba un té lleno de tarde.

(XXXIV, Trilce)

Otras veces Vallejo presiente o predice la nostalgia que vendrá:


Ausente! La mañana en que a la playa
del mar de sombra y del callado imperio,
como un pájaro lúgubre me vaya,
será el blanco panteón tu cautiverio.
("Ausente", Los Heraldos Negros)

Verano, ya me voy. Y me dan pena
las manitas sumisas de tus tardes.
Llegas devotamente; llegas viejo;
y ya no encontrarás en mi alma a nadie.

("Verano", Los Heraldos Negros)

Vallejo interpreta a la raza en un instante en que todas sus nostalgias, punzadas por un dolor de tres siglos, se exacerban. Pero -y en esto se identifica también un rasgo del alma india-, sus recuerdos están llenos de esa dulzura de maíz tierno que Vallejo gusta melancólicamente cuando nos habla del "facundo ofertorio de los choclos".

Vallejo tiene en su poesía el pesimismo del indio. Su hesitación, su pregunta, su inquietud, se resuelven escépticamente en un "¡para qué!" En este pesimismo se encuentra siempre un fondo de piedad humana. No hay en él nada de satánico ni de morboso. Es el pesimismo de un ánima que sufre y expía "la pena de los hombres" como dice Pierre Hamp. Carece este pesimismo de todo origen literario. No traduce una romántica desesperanza de adolescente turbado por la voz de Leopardi o de Schopenhauer. Resume la experiencia filosófica, condensa la actitud espiritual de una raza, de un pueblo. No se le busque parentesco ni afinidad con el nihilismo o el escepticismo intelectualista de Occidente. El pesimismo de Vallejo, como el pesimismo del indio, no es un concepto sino un sentimiento. Tiene una vaga trama de fatalismo oriental que lo aproxima, más bien, al pesimismo cristiano y místico de los eslavos. Pero no se confunde nunca con esa neurastenia angustiada que conduce al suicidio a los lunáticos personajes de Andreiev y Arzibachev. Se podría decir que así como no es un concepto, tampoco es una neurosis.

Este pesimismo se presenta lleno de ternura y caridad. Y es que no lo engendra un egocentrismo, un narcisismo, desencantados y exasperados, como en casi todos los casos del ciclo romántico. Vallejo siente todo el dolor humano. Su pena no es personal. Su alma "está triste hasta la muerte" de la tristeza de todos los hombres. Y de la tristeza de Dios. Porque para el poeta no sólo existe la pena de los hombres. En estos versos nos habla de la pena de Dios:

Siento a Dios que camina tan en mí,
con la tarde y con el mar.
Con él nos vamos juntos. Anochece.
Con él anochecemos, Orfandad...

Pero yo siento a Dios. Y hasta parece
que él me dicta no sé qué buen color.
Como un hospitalario, es bueno y triste;
mustia un dulce desdén de enamorado:
debe dolerle mucho el corazón.

Oh, Dios mío, recién a ti me llego,
hoy que amo tanto en esta tarde; hoy
que en la falsa balanza de unos senos,
mido y lloro una frágil Creación.

Y tú, cuál llorarás tú, enamorado
de tanto enorme seno girador
Yo te consagro Dios, porque amas tanto;
porque jamás sonríes; porque siempre

debe dolerte mucho el corazón.

Otros versos de Vallejo niegan esta intuición de la divinidad. En "Los Dados Eternos" el poeta se dirige a Dios con amargura rencorosa. "Tú que estuviste siempre bien, no sientes nada de tu creación". Pero el verdadero sentimiento del poeta, hecho siempre de piedad y de amor, no es éste. Cuando su lirismo, exento de toda coerción racionalista, fluye libre y generosamente, se expresa en versos como éstos, los primeros que hace diez años me revelaron el genio de Vallejo:

El suertero que grita "La de a mil",
contiene no sé qué fondo de Dios.

Pasan todos los labios. El hastío
despunta en una arruga su yanó.
Pasa el suertero que atesora, acaso
nominal, como Dios,
entre panes tantálicos, humana
impotencia de amor.

Yo le miro al andrajo. Y él pudiera
darnos el corazón;
pero la suerte aquella que en sus manos
aporta, pregonando en alta voz,
como un pájaro cruel, irá a parar
adonde no lo sabe ni lo quiere
este bohemio Dios.

Y digo en este viernes tibio que anda
a cuestas bajo el sol:
¡por qué se habrá vestido de suertero

la voluntad de Dios!

"El poeta -escribe Orrego- habla individualmente, particulariza el lenguaje, pero piensa, siente y ama universalmente". Este gran lírico, este gran subjetivo, se comporta como un intérprete del universo, de la humanidad. Nada recuerda en su poesía la queja egolátrica y narcisista del romanticismo. El romanticismo del siglo XIX fue esencialmente individualista; el romanticismo del novecientos es, en cambio, espontánea y lógicamente socialista, unanimista. Vallejo, desde este punto de vista, no sólo pertenece a su raza, pertenece también a su siglo, a su evo35.

Es tanta su piedad humana que a veces se siente responsable de una parte del dolor de los hombres. Y entonces se acusa a S mismo. Lo asalta el temor, la congoja de estar también él, robando a los demás:

Todos mis huesos son ajenos;
yo tal vez los robé!
Yo vine a darme lo que acaso estuvo
asignado para otro;
y pienso que, si no hubiera nacido,
otro pobre tomara este café!
Yo soy un mal ladrón... A dónde iré!

Y en esta hora fría, en que la tierra
trasciende a polvo humano y es tan triste,
quisiera yo tocar todas las puertas,
y suplicar a no sé quién, perdón,
y hacerle pedacitos de pan fresco

aquí, en el horno de mi corazón ...!

La poesía de Los Heraldos Negros es así siempre. El alma de Vallejo se da entera al sufrimiento de los pobres.

Arriero, vas fabulosamente vidriado de sudor.
La Hacienda Menocucho

cobra mil sinsabores diarios por la vida.

Este arte señala el nacimiento de una nueva sensibilidad. Es un arte nuevo, un arte rebelde, que rompe con la tradición cortesana de una literatura de bufones y lacayos. Este lenguaje es el de un poeta y un hombre. El gran poeta de Los Heraldos Negros y de Trilce -ese gran poeta que ha pasado ignorado y desconocido por las calles de Lima tan propicias y rendidas a los laureles de los juglares de feria- se presenta, en su arte, como un precursor del nuevo espíritu, de la nueva conciencia.

Vallejo, en su poesía, es siempre un alma ávida de infinito, sedienta de verdad. La creación en él es, al mismo tiempo, inefablemente dolorosa y exultante. Este artista no aspira sino a expresarse pura e inocentemente. Se despoja, por eso, de todo ornamento retórico, se desviste de toda vanidad literaria. Llega a la más austera, a la más humilde, a la más orgullosa sencillez en la forma. Es un místico de la pobreza que se descalza para que sus pies conozcan desnudos la dureza y la crueldad de su camino. He aquí lo que escribe a Antenor Orrego después de haber publicado Trilce: "El libro ha nacido en el mayor vacío. Soy responsable de él. Asumo toda la responsabilidad de su estética. Hoy, y más que nunca quizás, siento gravitar sobre mí, una hasta ahora desconocida obligación sacratísima, de hombre y de artista: ¡la de ser libre! Si no he de ser hoy libre, no lo seré jamás. Siento que gana el arco de mi frente su más imperativa fuerza de heroicidad. Me doy en la forma más libre que puedo y ésta es mi mayor cosecha artística. ¡Dios sabe hasta dónde es cierta y verdadera mi libertad! ¡Dios sabe cuánto he sufrido para que el ritmo no traspasara esa libertad y cayera en libertinaje! ¡Dios sabe hasta qué bordes espeluznantes me he asomado, colmado de miedo, temeroso de que todo se vaya a morir a fondo para que mi pobre ánima viva!" Este es inconfundiblemente el acento de un verdadero creador, de un auténtico artista. La confesión de su sufrimiento es la mejor prueba de su grandeza.


--------------------------------------------------------------------------------

Referencias
Antenor Orrego, Panoramas, ensayo sobre César Vallejo.
Orrego, ob. citada.
Jorge Basadre juzga que en Trilce, Vallejo emplea una nueva técnica, pero que sus motivos continúan siendo románticos. Pero la más alquitarada "nueva poesía", en la medida en que extrema su subjetivismo, también es romántica, como observo a propósito de Hidalgo. En Vallejo, hay ciertamente mucho de viejo romanticismo y decadentismo hasta Trilce, pero el mérito de su poesía se valora por los grados en que supera y trasciende esos residuos. Además, convendría entenderse previamente sobre el término romanticismo.

--------------------------------------------------------------------------------

Tomado de:
José Carlos Mariátegui, 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana
© 1996, Empresa Editora Amauta S.A., Lima, Perú.

Cesar Vallejo

LOS HERALDOS NEGROS
Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán talvez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema

Y el hombre… Pobre… pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!

FEEDJIT Live Traffic Map

FEEDJIT Live Traffic Feed

Regresar a la entrada

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket